Una mirada al interior

Por Elena Hernández

Soy mujer, poetisa improvisada y loca. Una mujer madura, o eso creo, o por lo menos eso intento. Llena de dudas y miedos al igual que tú, pero también de ilusiones y sueños, de recuerdos y anhelos. Unas cuantas arrugas, algunas estrías y uno que otra manía arraigada de antaño me han marcado a lo largo del camino.

A veces soy madre de un hijo, o de dos, o de tres o de cuatro tal vez. A veces soy hija, o hermana, o tía, o sobrina o amiga. Otras veces soy esposa y señora de hogar. Luego sueño con un tiempo lejano donde estoy sola, no hay nadie más que mi ser y mi mente inquieta, aunque en realidad creo que nunca he estado sola.

A veces atiendo mi casa, otras tantas no hago nada, o quisiera no hacer nada pero el tic-tac cotidiano no me deja suspender un rato y me parece tan lejano el momento de sentarme a escribir estas letras que hoy te tomas el tiempo de leer.

Y así corremos todas (y todos) a lo largo del día, de los días, las semanas, los años, y se nos pasa el tiempo y ni cuenta nos damos que no hacemos una pausa para mirar al cielo, para contemplar la luna y las estrellas, o escuchar la lluvia, o acariciar a nuestros hijos o contarles un cuento o escuchar sus fantasías, o cocinar un pastel, o hacer esa llamada, o entregar aquel beso o aquel abrazo, o tomarnos un té o un café o una copa de vino, a veces todo esto parece imposible. ¿Es así? ¿Es realmente imposible? ¿Lo es?

Pero no quiero abrumarte, al contrario, quiero invitarte a detenernos un instante, a respirar profundo y tomar aire, a reflexionar de algo, de todo o de nada, a reconocernos, a entendernos, a desconectarnos por un segundo, a que te escapes conmigo un rato a través de este CALEIDOSCOPIO, la mirada a mi interior que estoy segura, es también el tuyo.

 

 

Elena Hernández

Mi nombre es Elena, nací un soleado día de abril, hace casi 36 años, la mayor de una familia que parece común pero no lo es tanto, llena de personajes interesantes como seguro cada familia tiene los suyos. Arquitecta de profesión, madre de corazón y soñadora por convicción. Hoy dejo la puerta entreabierta para que te asomes un poco a mi mundo, mis vivencias, mis alegrías, mis penas, y descubras conmigo este pedacito de mí antes de que se esfume con el viento.

Elena Hernandez

Nací un soleado día de abril, hace casi 36 años, la mayor de una familia que parece común pero no lo es tanto, llena de personajes interesantes como seguro cada familia tiene los suyos. Arquitecta de profesión, madre de corazón y soñadora por convicción. Hoy dejo la puerta entreabierta para que te asomes un poco a mi mundo, mis vivencias, mis alegrías, mis penas, y descubras conmigo este pedacito de mí antes de que se esfume con el viento.

3 Comments

  1. Responder

    Eudocio

    abril 23, 2017

    Excelente compartir.
    Y mas aun cierto determe a volcarme en mi interior y urgar y redescubrir, rediseñar y reinventarme…
    Gracias por esta motivacion

  2. Responder

    Rosalva

    abril 25, 2017

    La más poetisa de mis amigas… te quiero! Muchísimo éxito!!

  3. Responder

    Nadia Suárez

    abril 27, 2017

    Felicidades! !! Soy tu fan en muchos aspectos de la vida . Mucho éxito !!

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS