Salud mental

La cotidianidad en las cosas que hacemos, en ocasiones impide que reconozcamos otros caminos, alternativas y opciones que tenemos a nuestro alrededor para sentirnos mejor.

Por Mayte Cepeda

Supongo que te ha pasado que en ocasiones no encuentras la salida: se te juntan muchas cosas negativas en un solo instante: enfermedades, problemas, estrés, preocupaciones familiares, etcétera. Todas esas cosas se juntan y forman una bomba que tarde que temprano tronará, si no detectas con tiempo lo que puedes hacer para manejar la situación.

Dicen que la vida es muy corta y que por ello hay que vivirla intensamente cada día. Tal vez sí; tal vez no. La medición del tiempo de tu vida y de la intensidad con la que la vivas puede ser muy relativa, pero digamos que tampoco es válido que desperdicies el tiempo porque creas que te sobra. Lo que sí es un hecho, es que en tus manos está la forma de hacer que la vida que estás viviendo se llene de cosas positivas en lugar de negativas.

La mayoría pensamos que llegamos a este mundo a ser felices y que el propósito de nuestra existencia es ser mejores seres humanos. Podríamos dividir el proceso de la vida en etapas, que de acuerdo a nuestra edad se componen de factores distintos pero que en su conjunto buscan ese bienestar y felicidad. Hay una etapa en la que requerimos de agentes externos (nuestros padres, la gente que nos rodea) para lograr confianza y estabilidad, otra en la que necesitamos más de agentes internos (nuestras emociones, experiencia, espiritualidad) para desarrollar el amor, la comunicación con nosotros mismos y plenitud, y así dependiendo el momento que estés viviendo. En estas etapas, se involucra invariablemente la mente, ella va controlando conductas, pensamientos y reacciones de nuestro ser. Una mente alterada por factores ya sea internos o externos, se verá reflejada en tu manera de ser y actuar, así como en tu condición física, de ahí la importancia de hacer lo posible porque la mente no se enferme.

La salud mental tiene la llave del éxito o fracaso de tu vida. Es la maestra de ceremonias que dirige un infinito de funciones orgánicas y energéticas en nuestro ser. Dentro de ella (la mente) se alojan otros aspectos importantes como el intelecto (inteligencia, razón) más sólo son una parte de ella. La mente va mucho más allá. Depende de tu mente la voluntad y decisión de realizar (o continuar realizando) algo positivo (y aquí entiéndase un universo de situaciones o cosas positivas) o dejar de hacer algo que no te hace bien (vicios, conductas, adopción de aflicciones, manías y muchas cosas más). Tener orden en la mente se refleja tanto en el plano físico, espiritual y emocional de nuestro ser.

Así como cada célula del cuerpo requiere de los nutrientes necesarios para trabajar y cumplir con su función, así la mente se alimenta de oxígeno, prana (energía vital presente en la Naturaleza) alimentos, pensamientos positivos y de la experiencia misma de vivir. Por ello, cuanto más sigas y persigas situaciones positivas, mejor será el nutriente de la mente, que a final de cuentas, será quien ayude a mantener en buenas condiciones a los demás integrantes de tu cuerpo.

El trabajo de alimentar la mente para que esta sea sana y transmita salud y armonía al ser, siempre tendrá presente una influencia negativa traducida en pretextos, flojera, sustitución de lo que quieres hacer por lo que debes hacer, desidia, vicios, etcétera. Como esta influencia no se irá muy fácilmente, tómala como aliada y encuentra lo positivo de ella. Igual busca lo positivo de las cosas más simples y básicas de tu vida, con ello irás alimentando a la mente de lo que realmente la nutre. Y un consejo más: deja de buscar afuera lo que está dentro de ti para ser y sentirte mejor. ¡Namasté!

FB Mayte Cepeda

Grupo FB yoga lovers

TW @mayteeeee

Instagram @yogamayte

yogamayte@gmail.com

Mayte Cepeda

Yogini ~ abogada ambientalista ~ mamá ~ esposa ~ hija ~ hermana ~ enamorada de la naturaleza, la vida, la familia, los libros y la música ?

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS