Love 2.0

· Amarnos en tiempos modernos ·

love 2.0
Por Rolando Peart

Muchos lo describen como reacciones químicas, otros como la forma más pura de trasmitir nuestra energía o la razón lógica de nuestra existencia en la Tierra. Sin embargo, al pasar los años vivimos demasiados eventos, tanto globales como personales, y la manera en que percibimos las cosas en nuestra vida ha cambiado.

Simplificando un poco las cosas, la problemática del amor, sin adentrarnos en las misteriosas y enormes cantidades de “amores” que existen. El ser humano lo cataloga como la capacidad de amar a “algo”, cuando realmente amar es una facultad y no un “objeto”. Es decir, si amo a una persona o a un objeto, y éste se va, no tiene por qué llevarse mi facultad de amar.

Pudieras tener cuarenta o treinta años de edad, inclusive cincuenta o llegando a los sesenta y te aseguro que no pasa un solo día en el que no tengas contacto con algún ser querido o realices alguna demostración de amor. Sin importar lo pequeño que sea, lo haces con algún fin. Ese motivo, esa razón por la que te levantas temprano, despiertas a tus hijos, los cambias, les das de desayunar, los llevas a la escuela y lo haces una y otra vez, nunca pasa desapercibido.

Nuestra mente realiza más de 100,000 mil operaciones por segundo y te garantizo que inconscientemente todas están llenas de amor. Amor por ti, por tu salud, por tu trabajo, por tu familia, por tu sociedad, por el mundo. Y a veces no nos damos cuenta de esto.

Estamos tan sumergidos en la tecnología, en la modernidad, en los avances de las redes sociales, que parece que nos olvidamos que nuestra piel, nuestra sangre transpiran amor, este amor tiene ganas de salir y nosotros lo limitamos.

La realidad y la fantasía llevan tiempo sin hablarse, los enamorados y los cortejos han quedado en el pasado. Son pocos los que siguen haciendo honor a lo antiguo. Creo que hemos estado olvidando la esencia de nuestra existencia, hemos reemplazado una carta hecha a mano por un inbox o un “TQM” en Whatsapp. Sin embargo, siempre estará en nosotros recordar que amar es explotar las emociones, dejar que nuestro cuerpo y nuestro corazón direccionen nuestro rumbo. Está en nosotros regresarle el significado al amor sin necesitar WiFi.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS