¿Cuánto cuesta un hijo?

cuanto cuesta costo tener un hijo
Por ANSPAC

Hace unos días, quedé sorprendida con la cantidad de artículos que podemos encontrar con esta frase en internet (más de un millón de resultados). Las cantidades varían rotundamente, partiendo desde la Profeco que habla del costo de un hijo, de los 0 a los 18 años, por 365 mil pesos (considerando lo básico, o sea “no salud ni educación”); continuamos con el experto en finanzas Mariano Otálora quien publicó en el portal “Profesional” que, mantener a un hijo hasta los 21 años, considerando un ingreso familiar de 33 mil pesos, puede costar aproximadamente 500,000 dólares; y terminamos con la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) que maneja la cantidad de 300,000 euros. En todos los costos se incluyeron médicos, colegiaturas, alimento, ropa, cursos, viajes, regalos, seguros, etc.

Creo que todos se quedan ¡cortos! Existen muchos factores a los cuales es difícil asignarles un valor:

El tiempo invertido en acunarlos, darles de comer, cuidarlos, educarlos, bañarlos, llevarlos a los entrenamientos, aplaudirles en las pastorelas, escuchar sus sueños y sus pesadillas, repasar su poesía, las tardes de espera en el consultorio o en las clases de ballet.

¿Y qué me dicen del desgaste físico? Cargar con pañalera, portabebés y carriola a diario, cargar con el brazo izquierdo un bebé y con la mano derecha detener 2 manitas distintas, cargar durante varios años a tres niños de la cama de los papás a su cama, ponerte en cuclillas para verlos a los ojos cuando te hablan, subir las escaleras a media noche para llevar la medicina, un vaso de agua o dar un beso, acompañarlos a subir al resbaladero.

¿Y las desveladas? Para amamantar, confortar un cólico, decirles que están soñando, callar el cuchicheo entre hermanas, ir por ellos a las reuniones a media noche, esperarlos cuando ya manejan.
¿Las limitaciones? Adiós a las salidas con la pareja, adiós a las levantadas tarde, adiós a los baños de tina.

¿Y el dolor? El del parto, del hijo que no invitaron a la fiesta, de sostenerlos para la vacuna, de un amor no correspondido, de verlos tomar malas decisiones, de una enfermedad.

Sin embargo, al considerar el costo de cualquier objeto o situación es importante contemplar el beneficio para tener un panorama completo.

¿Cuánto cuesta tener un hijo? Yo pregunto mejor: ¿Cuánto reditúa tener un hijo? ¿Cómo calcular el valor de una manita que te aprieta, un bebé que se acurruca, una canción a media tarde? Cómo calcular el valor de una sonrisa, de un “te quiero mamá”, de un susurro, de un dibujo hecho en el kínder, de un gol después de media hora de partido, de un abrazo apretado, de un desayuno en la cama. Cómo explicar a la Profeco, a un financiero o a la CEACCU el valor de tres adolescentes acurrucados en tu cama un domingo, de una tarde jugando cartas o armando un rompecabezas, de un hermano ayudando al otro a hacer un pastel o la tarea, de un hijo explicándole al abuelo cómo usar su celular, de una joven luciendo radiante con su título.

Se vale analizar todo lo que implica tener un hijo, visualizar de qué manera vas a organizar tus gastos y a conjugar tu profesión, tu negocio, tus proyectos personales, tu rol como esposa y como madre. Podrás planear, pero más del 50% será un tremendo desastre, sin embargo, tú mejor que nadie entiendes que la mujer está llamada a amar y solo amando alcanza su plenitud. La maternidad es un camino (entre otros) para amar, si analizamos el costo-beneficio de tener un hijo (o varios) creo que terminamos debiéndole a la vida.

Artículo tomado de nuestra edición impresa.

Asociacion Nacional Pro Superacion Personal A.C.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS