¿Por qué nos hacemos llamar madres solteras?

Creo que lo que define a una madre es el tener hijos solamente no el estado civil.

Por Liliana Mendoza

Durante este año que decidí compartir mi experiencia como madre soltera escribiendo mi columna Dos en uno me he cuestionado muchas cosas respecto a esta circunstancia en especial que vivo y que muchas más viven.

Me gusta escribir sobre madres solteras (porque soy una) pero particularmente no me gusta mucho la etiqueta que se usa. Aquí entra una de mis preguntas, ¿por qué las madres que son casadas solo son madres?, pero las que no estamos casadas si somos etiquetadas como “madres solteras”. Creo que lo que define a una madre es el tener hijos solamente no el estado civil. ¿Qué tiene que ver el estado civil?

Tal parece que la sociedad está obsesionada con etiquetar o clasificar a la gente con base en el estado civil, pero la cosa no es pareja, si vamos a seguir usando el término de madres solteras entonces propongo también usar el término de madre casada, ¿no crees?

Yo uso, por costumbre el concepto madre soltera para referir a mi situación (que dicho sea de paso no tengo que aclarar) de que soy mamá y no me casé, entiendo también lo que pretende comunicar, que es un sentido de estar sola. Este sentido que se le da este término es para mí inapropiado. Las que no estamos casadas no estamos solas, aparte de nuestros hijos tenemos muchas personas que están con nosotros, nos quieren y nos apoyan. No logro aceptar que mi estado civil o marital me defina en mi maternidad, son dos rubros totalmente diferentes.

Se que quizá mis experiencias como mamá comparadas con las que están casadas pueden ser diferentes por obvias razones pero eso no significa que sea diferente a los demás o que su desarrollo vaya a ser diferente a los demás. Tampoco significa que necesariamente la presencia de ambos padres sea lo mejor para los hijos.

Pero, ¿qué significa ser etiquetada como “madre soltera”? El término nos distancia de otras familias, haciéndonos ver diferentes o que carecemos de algo. Muchas ocasiones te dicen como consuelo “¡qué valiente!” seguido de una forma sutil de decirte que por esta circunstancia tu hijo va a crecer de una forma anormal.

Yo soy mamá desde hace un año y medio, este tiempo ha sido de gran aprendizaje, creo que he aprendido de la vida en este corto tiempo que en mas de treinta años. Quizá me tocó entender muchas cosas en un momento vulnerable, desde mi embarazo, pero he sido creyente que las cosas suceden por una razón, ahora, al haber superado muchas cosas puedo identificar las razones por las cuales viví lo que viví.

Vivimos en una época donde lo “políticamente correcto” impera, donde cualquier término debe ser manejado cuidadosamente para evitar ofensas, en este caso personalmente cuando soy “clasificada” como mamá soltera no me ofende porque se perfectamente que soy y un término no me define, lo que propongo es lo siguiente: rechacemos todo tipo de etiquetas, porque no hace honor a lo que verdaderamente sucede, a que solamente somos madres así, no mas, no menos. Lo único a lo que hace honor es a “clasificar” y estratificar. Empecemos poco a poco a quitar etiquetas a lo que creemos que es “diferente” a nosotros. Recuerda: que sea diferente a lo que pienso o a lo que estoy acostumbrado no significa que sea malo, mejor o peor que yo.

Es fin de año, se que suena trillado usar este momento como tiempo de reflexión, si bien es cierto que cualquier momento es bueno para hacer cambios en nuestras vidas, este fin de año aprovechemos y evaluemos cómo actuamos ante alguien que lleva una vida diferente a la nuestra, luego, pensemos como sentimos cuando alguien nos juzga o etiqueta. Al fin de cuentas nos une algo mas grande y poderoso que cualquier cosa, ¡somos mamás!, demostrémonos en verdad que no estamos solas.

Te deseo una feliz navidad y deseo que este año 2018 esté lleno de mejores comienzos, la vida es tan maravillosa que siempre nos da la oportunidad de empezar nuevamente, ¡aprovechémosla!

Liliana Mendoza

Mamá de Diego, Maestría en Administración de Instituciones Educativas, trabajo en el sector público, me apasiona leer y aprender sobre mujeres. Ahora aprendo a ser mamá.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS