Anestesia epidural y tatuajes

Por Laura Prieto

 

Los tatuajes en la zona lumbar fueron muy populares hace algunos años, cuando empecé a tatuar, hace 15 años, hacia uno o dos a la semana, actualmente es menos común, pero tatuajes en la espalda que se ubiquen en la zona de la columna, sobre todo a la altura de la zona lumbar son motivo de preocupación para futuras madres o cualquier otro paciente que deseé recibir anestesia epidural.

Tengo un tatuaje en la columna, cuando estaba embarazada el doctor me indicó ver al anestesiólogo antes del parto, para que viera mi columna y así encontrara un espacio donde poder aplicar la anestesia, ya que, según dijo, estaba desaconsejado punzar sobre la piel tatuada por el riesgo de que las partículas de tinta fueran empujadas por la aguja y llegaran a los espacios peridurales. De no encontrar un espacio, dijo, no habría anestesia en el parto o en caso de cesárea se aplicaría anestesia general, eso fue hace 5 años. Para mí, mi médico era excelente, de edad avanzada, a la vieja escuela, dirían por ahí. Tiempo después, tuve otro procedimiento quirúrgico de emergencia, en el que me aplicaron la epidural, mi médica fue una jovencita, recién egresada de su especialidad y no tuvo problema alguno para aplicarme la anestesia, tampoco mencionó que hubiera algún riesgo debido a mi tatuaje. Ambos procedimientos fueron diferentes, en el primero me fue pésimo, el catéter no estaba donde debía y me pusieron la epidural dos veces; el segundo procedimiento me quitó el trauma que me había dejado el primero, fue excelente. Ninguno de los dos me dejó alguna consecuencia que se atribuya a los tatuajes, pero ¿qué puede pasar si tienes un tatuaje en la zona lumbar y te aplican la epidural?

Según el médico responsable de mi tattoo shop, los anestesistas se negaban a aplicar la epidural pinchando tatuajes, porque teóricamente el pigmento podría entrar en la zona peridural y causar neuropatías, infecciones e incluso pequeños tumores, pero ¿qué dice la evidencia científica? Hasta el momento no se han presentado casos de las complicaciones hipotéticamente anunciadas, y poco a poco los médicos han ido cambiando su postura respecto al tema, cabe mencionar que la aguja para anestesiar es milimétrica, y la mayoría de los tatuajes tienen espacios libres de tinta donde se puede aplicar.

En conclusión, analgesia y tatuajes son compatibles, no obstante, es mejor hablar con nuestro médico para saber cuál es su postura sobre el tema y así no llevarnos sorpresas a la hora del procedimiento.

Laura Prieto

Nací en Saltillo, Coahuila hace 32 años. La vida me llevó a aprender a tatuar, complementé mi aprendizaje estudiando artes gráficas y haciendo toda cosa creativa que llegara a mí. Ahora soy madre, esposa, llevo 14 años en el mundo del tatuaje y sigo feliz y encantada de trabajar en lo que estoy.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS