YOGA, EL FRÍO Y UNA BUENA RESPIRACIÓN

Por Mayte Cepeda

 

No es novedad que nuestra ciudad Saltillo, se caracterice por ser algo sorpresiva con aquello del clima. De un día a otro, nos ha mostrado de manera radical los extremos de las cuatro estaciones del año. Y bueno, ahora mismo, estamos comenzando a disfrutar en serio, la despedida de los días cálidos del 2018.

Y con el clima frío, cambian muchas cosas y de pronto se nos antoja hacer actividades propias del invierno, disfrutar algunos alimentos que solo vienen en esta época, como el chocolate caliente, los frutos deshidratados, el pan de muerto, entre otros; también tenemos que estar alertas de enfermedades propias de la temporada y de lo que energéticamente nos inclinamos por hacer.

Con esto, me refiero a que nos da más por querer estar en casa, disfrutar de la familia, el calor del hogar, alargar el tiempo que nos quedamos en pijama y aprovechar el tiempo libre en introspección.

En la parte física, no creo ser la única a la que le cueste un poco más de trabajo, el ponerme tenis para correr, o el extender mi tapete para hacer mi práctica de yoga. Seguro que a la mayoría nos es más difícil vencer la flojera cuando ésta viene acompañada del frío y agarrar fuerza de voluntad y contra clima y lo que sea, para continuar con nuestras rutinas físicas deportivas.

En el caso del yoga, el clima frío no ayuda mucho en la flexibilidad del cuerpo, así que, si estabas por entrar o avanzar en una postura que demanda una alta condición flexible en brazos, piernas o columna, posiblemente ahorita no sea el momento para forzar el asunto. Pero lo que sí podemos hacer y aprovechar al máximo, es el recordar la importancia de la herramienta fundamental de toda práctica de yoga: la respiración.

Respirar correctamente, es algo que usualmente no tomamos mucho en cuenta en nuestra vida diaria y actividades cotidianas. Digamos que respiramos para sobrevivir y no le damos demasiada atención a ese proceso natural. Sin embargo, se trata de una llave mágica para lograr mejores condiciones de salud y bienestar.

Entonces ahora que hace más frío y que las ganas de ponernos activas no son muchas, pensemos en los grandes beneficios de oxigenar bien nuestro cuerpo con una respiración adecuada y completa, acompañada de una práctica de yoga, de una caminata, de unos cuantos kilómetros corriendo o en bicicleta.

Respirar profundo y lento nos ayudará en gran parte a estar más en calma y reducir los niveles de estrés, esto ya que se regula el funcionamiento del sistema nervioso parasimpático y esto pone en calma la mente y el corazón.

El proceso bioquímico de la respiración, que permite la inhalación de oxígeno y la exhalación de dióxido de carbono, hace que salga de nuestro ser un cúmulo de toxinas innecesarias, atoradas y que en nada nos ayudan. Gracias a este mismo proceso, los músculos se “limpian” y ayudar a liberar al cuerpo de dolores, dejando un funcionamiento óptimo en los sistemas biológicos del cuerpo.

Estos son solo unos cuantos beneficios que encontrarás en poner más atención a la manera en que respiras. Acompaña la práctica física cualquiera que sea, por una respiración consciente y liberadora.

¡Namasté!

 

FB Mayte Cepeda

Grupo FB yoga lovers

TW @mayteeeee

Instagram @yogamayte

yogamayte@gmail.com

Mayte Cepeda

Yogini ~ abogada ambientalista ~ mamá ~ esposa ~ hija ~ hermana ~ enamorada de la naturaleza, la vida, la familia, los libros y la música ?

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS