Quiero cambiar al mundo – LAILA SILVA

A lo largo de la historia he conocido a mujeres con gran fuerza, amor y voluntad. Mujeres que han roto esquemas enfrentando prejuicios, que han sido exitosas.

El éxito es la consecuencia acertada a una acción que realizamos, es el logro de lo que espero. Así que puedo ser exitosa en la realización de cada acción cotidiana, simple y a la vez importante.

Mientras, creo en mí misma y sé lo que busco, lo que deseo, lo que soy, las acciones de mi vida toman sentido y rumbo, de esta manera voy descubriendo lo que haré, cuándo y cómo lo realizaré.

Amo la acción de educar. Desde pequeña sabía que deseaba ser profesora. Creo que desde esta trinchera puedo aportar acciones para mejorar el mundo.

Observar a los niños, escucharlos, jugar y dialogar con ellos, conocerlos… amarlos, me permite crear formas de hacerlos sentir queridos y formas en las que se descubran y vayan construyendo su aprendizaje. Proteger a la niñez, salvar su dignidad es una forma en que puedo cambiar algo de nuestro mundo.

Tú no estás sola, igual que tú yo también anhelo un mundo mejor.

Cada una de nosotras posee el amor, la fuerza y capacidad suficientes para generar el cambio.

Puedo ver que va surgiendo una transformación cuando mis palabras hacen eco en los niños o en sus padres, cuando una de mis ideas provoca aprendizaje y alegría en ellos, cuando recibo un abrazo, un “gracias”, una mirada de amor, cuando se manifiesta la paz en la carita de alguno de mis alumnos. Así de simple: con cada una de estas acciones, aporto renovación al mundo y eso, para mí, es tener éxito.

Sólo está vencido aquél que cree estarlo, no estoy sola, me tengo a mí misma, y desde mi entorno puedo cambiar yo, y eso es cambiar al mundo.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS