Opté por la partería – SAMARA FERRARA

A los 3 años presencié el nacimiento en casa de mi hermano.

Año y medio antes mi hermana también nació en casa. Mis padres y abuelos nos transmitieron que el nacimiento es un evento familiar, seguro y que somos capaces de vivir con mucha satisfacción.

Escogí la carrera de biología porque para mí la ciencia de la vida siempre ha sido una gran guía y mi pasión. Al momento de embarazarme por primera vez busqué opciones de embarazo consciente y parto seguro. Escogimos que nuestro primer hijo naciera en casa en agua y esto me abrió a un campo que sería mi vocación.

Al vivir el secreto de lo que las mujeres somos capaces de hacer, parir con todos nuestros sentidos, llevar el cuerpo, el alma y el espíritu a un intenso viaje y regresar con esta información fue para mí la experiencia más trascendente que hubiera vivido jamás, descubrí mi empoderamiento femenino al máximo.

Al año 3 meses nace nuestra segunda hija en casa y en agua, como experta de mi propio cuerpo y con la confianza plena en nuestra bebé. En estos años asistí a muchos congresos de parto humanizado, psicología prenatal y lactancia materna que pude, convirtiéndose así en mis temas de obsesión.

Cuando mi segunda hija tenía 2 años, acostada en mi cama, un 22 de marzo, me dije: “Quiero ser partera”. No sabía ni cómo ni dónde ni con quién, pero me llegó “el llamado”.

Busqué programas nacionales e internacionales a través de Midwifery Today y me inscribí al de partería Heart and Hands Midwifery Program de Elizabeth Davis, partera profesional de California con 40 años de experiencia.
En junio asistí al Congreso Internacional Saber Nacer, en Chiapas. En septiembre de ese mismo año una mujer me pidió que fuera su partera, le dije que era estudiante de partería, pero que le conseguiría a alguien con quien asistirlo. A través de 2 llamadas dí con Dora Silva, licenciada en enfermería y obstetricia. Acompañamos juntas ese parto que fue perfecto.

Planear el nacimiento de nuestros hijos en el hogar con parteras y/o médicos es una opción en auge a nivel nacional e internacional.

Madres y padres en todo el mundo deseamos que el nacimiento de nuestros hijos sea un evento familiar, íntimo y seguro. En México y el mundo las parteras somos parte de un arte milenario, una profesión honorable y una vocación para servir con amor y cuidados profesionales a madres, bebés y sus familias.

En México la Asociación Mexicana de Partería (AMP) se fundó en 2011 para fortalecer la profesión, unir los distintos caminos para estudiar Partería y crear un estándar de calidad de atención donde las competencias básicas mínimas sean cubiertas por la partera certificada.

Las mujeres tenemos la opción de vivir nuestra salud sexual reproductiva de manera gozosa, consciente y segura con la asesoría y acompañamiento de las parteras.

Las parteras atendemos mujeres en etapa de fertilidad, embarazo saludable, nacimiento, posparto, asesoría en lactancia materna y todas las etapas de salud femenina con atención ginecológica natural.

Conoce tus opciones y busca asesoría en salud femenina que trabaje en armonía con tu biología. ¡No estás sola!

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS