Verano y lactancia

Nuestro bebé cerca, piel con piel, con la sonrisa plena y con la confianza de que todo vale la pena y que sí podemos detener el tiempo por unos momentos.

Por Clara F. Zapata Tarrés / La Liga de La leche

Verano. Calorcito rico. Sol que acaricia y agua que refresca el cuerpo y el corazón. Las nubes que arrullan y protegen. Brisa marina que nos da la paz que esperamos cada año al salir de la rutina. Todo es un poema cuando nos espera la metáfora de la alegría a los pies de la espuma de las olas. El cuerpo y el espíritu se relajan con la ilusión de que el viaje sea eterno y permanezca en la memoria.

Aquí, los ojos claros, la piel transparente y el placer de sonreír nos atrapa. Ella lo amamanta, lo apapacha; él, se deja mimar y comienza a sudar gotas amorosas. Ella lo mira y descansa. Se abrazan con el alma hasta caer rendidos dentro de un vaivén de emociones. Duermen. Nadie los reconoce y acaban solitarios siendo uno mismo.

Así es la lactancia. Calma, placer y alegría. O por lo menos, así tendría que ser. Cuando tenemos todas estás emociones placenteras, nuestro cuerpo fluye con una corriente libre de prejuicios y de miradas ajenas. Las vacaciones nos dan la oportunidad de experimentar lo nuevo y arriesgarnos a sentirnos libres por un momento. Es por esto que allá, no nos importa nada y aunque no tengamos el cuerpo perfecto, existe una sensación de hacer lo que queramos.

Y ahí estamos, caminamos casi desnudos, de la mano de nuestros amores, con la convicción de que el sol nos hace más guapas, más sensuales, más cercanas a la Naturaleza y, sobre todo, a nuestra naturaleza. Y sí, nuestras sensaciones se acrecentan y sentimos cada grano de arena en nuestro cuerpo. Cada caricia es reconocida y relajada. Las horas no tienen tiempo. Vivimos realmente los momentos a otro ritmo. Las pausas las determinamos nosotros y el sendero interior avanza a destiempo. Estamos como en el país de las maravillas, donde quizás todo es loco. Vivimos en la metáfora y en el verso.

Y ahí estamos, contemplando a nuestro hijo que mama. Haciéndonos libres y construyendo redes de amor. Sin que nadie nos obligue a taparnos, nos de consejos o nos haga sentirnos invadidas en nuestra intimidad. Autónomas y empoderadas. Y criando lazos autónomos también. El tiempo a destiempo, la inmensidad del océano, la virginidad del espacio y el sonido constante del mar lo hacen posible.

Amamantamos a libre demanda, reconocemos la esencia de nuestros sentimientos, escuchamos el ritmo de cada tetada. Disfrutamos a solas. A Solas. Porque sabemos que no estamos solas. Porque tenemos a nuestro compañero, también, en el mismo andar. Y estamos los tres o los cuatro o los cinco, según el tamaño de nuestra familia. Construyendo libertades, dando gotas o ríos de leche humana que vienen y van tras cada marea, uniéndonos a los lapsos de la luna, dando pisadas y dejando en cada huella, caminos de la madre tierra, teniendo la certeza de cada paso.

Estos días necesitan quedarse para poder permanecer y permitirnos dejarnos sentir y vivirlos de regreso. Pechos al aire, con nuestro bebé cerca, piel con piel, con la sonrisa plena y con la confianza de que todo vale la pena y que sí podemos detener el tiempo por unos momentos, para sentir y vivir plenamente cada minuto, cada segundo, cada tetada y cada muestra de amor. Viajamos, viajemos y viajaremos. Con cada rayo de sol, con cada mirada eterna y nunca solas, siempre acompañadas de nosotras mismas, de nuestros hijos y de las personas que más amamos. La lactancia es así de fácil si nos damos la oportunidad de vivirla con todos estos matices de oleajes.

——

Las experiencias de las madres en los grupos de apoyo de La Liga de la Leche, te ayudan a llevar estos procesos de manera más relajada y tranquila. No dudes en asistir a alguno y pedir apoyo cuando lo necesites

 

Clara F. Zapata Tarrés

Etnóloga y líder de La Liga de la Leche A.C.

 

LIGA DE LA LECHE SALTILLO

Facebook: @Liga de la Leche Saltillo

Grupo de madres: @LLLSaltillo

www.laligadelaleche.org.mx

Liga De la leche

La Liga de la Leche de México. Fundada en 1972, es una organización no gubernamental sin fines de lucro, religiosos o políticos, que promueve y apoya la lactancia materna con un estilo de crianza que valora la maternidad. Brinda apoyo de madre a madre así como información y crianza a través de la lactancia materna.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS