Ser mamá soltera es maravilloso

Por Liliana Mendoza

Se habla mucho de lo pesado que puede llegar a ser madre soltera (más bien madre en general), en particular para las que no tenemos una familia tradicional es diferente ya que las responsabilidades recaen en una sola persona. Sin embargo, no todo es pesado, ni malo, me di a la tarea de preguntar, platicar, indagar y valorar de mi propia experiencia y de otras mamás en circunstancias parecidas a las mías. Las razones por las cuales ser madre soltera es maravilloso y tengo buenas noticias, son muchas, te las comparto:

  • Puedes hacer lo que quieras, especialmente si no hay papá, no tienes que negociar nada.
  • Puedes salir en citas.
  • Puedes tener una mejor percepción de la vida, la cual se la enseñarás a tu hijo con tu ejemplo.
  • Puedes vivir… florecer y crecer de la forma que tú decidas. Hay libertad, belleza, valentía, fuerza y gracia.
  • El lazo maravilloso que se crea con tu hijo o hijos. Mi relación con Diego es maravillosa y sé que seremos cercanos (mas no dependientes).
  • Te das cuenta de tu fortaleza y la inteligencia que has desarrollado en este tiempo. Apreciarás las cosas buenas de la vida y te olvidaras de distracciones o cosas menos importantes.
  • Puedes ver como tu familia y amigos están y estarán cerca de ti para apoyarte y apoyar a tu hijo.
  • Aprenderás a amarte y a tu familia, quizá después de lo que hayas vivido para estar en esta circunstancia te dejo dañada pero cuando llegues a amarte con toda la plenitud, podrás decirte ¡lo hiciste!, aprenderás que pedir ayuda no es un signo de debilidad, sino de fuerza y al pedirla sabrás que tan amada eres.
  • Aprenderás a hablar contigo, cuestionar tus acciones, tus motivos, tus alegrías, lo que te hace feliz, lo que te hace triste , identificarás lo que te funciona y lo que no. Es un hecho que estas “fuerza” de tu zona de confort y que te ha costado. Pero has logrado un autoconocimiento, has logrado identificar tus fortalezas y cómo manejarlas.
  • Puedes escoger el nombre, escuela, ropa, a donde ir de vacaciones entre otras cosas más importantes como temas de salud, religión, comidas.
  • A pesar de que hay momentos que te sientes abrumada por tanta cosa, tienes un recordatorio que te abraza y que te recuerda la importancia del trabajo que haces.
  • Te haces una experta en manejar el tiempo, tu tiempo y el de tu hijo. Esto implica una organización tremenda.
  • Cuando tu bebe se duerme, puedes ver el programa que tú quieras, o decidir qué hacer en tu casa.
  • No importa cómo, eres siempre más fuerte que lo que tú crees. Te sorprenderás de lo que eres capaz de hacer.
  • Por alguna extraña razón te haces más segura de ti misma por todas las cosas que puedes hacer.
  • No tienes que explicar ni justificar tus decisiones sobre como ejercer la maternidad.
  • Puedes crear tus propias tradiciones familiares entre tú y tus hijos.
  • Aprendes a ser positiva y sacar el lado de bueno de las cosas, de nada sirve agobiarte por algo que no tiene solución, y si hay solución entonces ¿para qué preocuparte?)

Quisiera remarcar que estos puntos no significan que un matrimonio sea malo o que no puedas hacer todas estas cosas estando en pareja, ni que ser madre soltera sea el estado ideal de la mujer, no, esto es simplemente un ejercicio que hice junto con otras madres solteras con el fin de no hacer de esta circunstancia algo malo o negativo, si no sacar todo el provecho de esta situación para disfrutarla al máximo, para bienestar de todos.

El estado civil de una mujer no debe determinar la forma de hacer ni ver las cosas. Todo se resume en amor propio y en la determinación de tomar decisiones y de hacerlas.

Liliana Mendoza

Mamá de Diego, Maestría en Administración de Instituciones Educativas, trabajo en el sector público, me apasiona leer y aprender sobre mujeres. Ahora aprendo a ser mamá.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS