MI CAMINO

Por Liliana Mendoza

Por fin me siento a escribir después de varios meses de bloqueo mental. Siempre he pensado que la vida está conformada de toma de decisiones, muchas veces nos sentimos presionados por trabajar más para tener más, ahorrar dinero, viajar, comer sano, vivir por siempre felices, ¡todo!

Vivir una vida perfecta (o lo que se considera perfecta para la sociedad) es muy estresante, y nos hace estar en una constante ansiedad y con ello enfermedades en donde somatizamos nuestras emociones.  

Es difícil encontrar el camino “correcto” para nuestras vidas, pero ¡ojo! ¡Spoiler alert! No existe tal cosa, no hay un camino correcto, el que decidimos para nuestras vidas siempre estará lleno de bifurcaciones, obstáculos, pero me queda claro que es el camino perfecto para nosotros, el que justamente necesitábamos, si con sus cosas feas y todo.

Durante este camino siempre tendremos decisiones que tomar, siempre son las necesarias para nuestros aprendizajes, la buena noticia es que siempre tendremos la oportunidad de tomar nuevas rutas y re direccionar nuestro andar por la vida.

Aquí te comparto unos tips que trato de practicar diariamente para mi camino

1. No lo pienses demasiado: La razón principal de nuestra ansiedad es preocuparse por el futuro, supongo es algo normal ya que nos convertimos en adultos (¡qué difícil es serlo!). Nos preguntamos un millón de cosas y nos planteamos mil escenarios, ¿cuantas noches hemos pasado en vela pensando sobre algo que todavía no sucede? Es imposible resolver el mundo en una noche. Tengo una noticia no tan buena, no importa que tan listo seamos, todavía no hemos llegado a predecir el futuro, triste pero cierto. Es imposible saber cómo será nuestra vida en 5 años, quizá podamos darnos una idea con base en la vida que vivimos, nuestras decisiones para forjar el futuro deberán estar basadas en lo que es importante para ti, justo ahora, no mañana.

2. Trata de hacer algo: Cuando tomamos acciones y empezamos a hacer las cosas, empiezas a sentirte mejor casi inmediatamente, de nada sirve planear sin hacer algo. No importa que tan grandes sean nuestros pasos siempre y cuando no nos detengamos.

3. Sigue tu voz interna: Siempre pensamos que si hubiéramos sabido más sobre algo nos hubiéramos evitado alguna consecuencia mala (ojo la vida no castiga, solo vivimos las consecuencias de nuestros actos). Empecemos a dejar atrás ese pensamiento y hagamos caso a nuestra conciencia. Generalmente no se equivoca, sabe cuándo algo está mal y nos da las señales, solo es importante distinguirlas.

4. Cree en ti mismo: Creo que este tip es uno de los más complicados, la mayoría no creemos en nosotros. Siempre nos estamos comparando en desventaja con los demás. Tomemos pasos pequeños siempre, cada día, dejando atrás los pensamientos malos y dándole la bienvenida al amor propio, aceptando que tenemos todas las herramientas para salir adelante en el camino que cada día hemos elegido, que ha sido justo el correcto.

Nuestro camino es justo el que necesitamos para vivir, sigamos con paso firme y constante. El lugar para llegar nos espera.

Liliana Mendoza

Mamá de Diego, Maestría en Administración de Instituciones Educativas, trabajo en el sector público, me apasiona leer y aprender sobre mujeres. Ahora aprendo a ser mamá.

1 Comment

  1. Responder

    Laura Guillen

    septiembre 18, 2019

    Excelente Lily es muy buen artículo que te hace pensar si lo que hacemos nos hace felices o solo hacemos lo que por nuestra sociedad es bueno y a veces así se siente como una orden de la misma sociedad olvídandonos de nosotros mismos 😘

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS