Mi papá es más divertido

Por Mónica Sosa

“¡Mi papá es más divertido!” – La china, cuatro años y medio.

Por supuesto que su papá es más divertido que su mamá. Lamentablemente una de sus formas de participar en la crianza es comprarle huevitos de chocolate de esos que traen sorpresas adentro y por el otro lado yo la llevo a la dentista. ¡Hasta yo creo que es más divertido! 

Ya hablando en serio, si. ¡Me partió el corazón en cachitos! Pero nuevamente un abrazo me regresó a la tierra a sentir que lo sigo haciendo bien.

Su papá siempre será más divertido, en primera porque la ve menos tiempo del que ella está conmigo, y lo único que el quiere (o eso pienso) es aprovechar el mayor tiempo posible con ella jugando y ¡no está mal! Le agradezco que el tiempo que tiene con ella sea de calidad.

Entonces ¿qué hacer ante la competencia por ser el más divertido? ¿Por ser el mejor? 

Honestamente, maduremos. Eso no debe existir en crianzas compartidas con papás separados. Considero que cada quien está dando el mejor esfuerzo en el tiempo que está a cargo de los hijos. A mí también me dice barbaramente que soy “La mejor mamá del universo entero”, “Que soy la que cocina más rico” (hasta que va a casa de la abuela y lo desmiente), o “La mamá de los cachetitos más bonitos” y eso me llena en su momento y lo guardo para siempre, pero la competencia que tengo es conmigo misma, con ser una mejor persona y madre.

Una madre de la cual ella se sienta segura de regresar en cualquier etapa de la vida que lo requiera. No soy en lo más mínimo la madre perfecta, ni pretendo serlo, no soy la mamá Montessori Orgánica super organizada (bueno esto último igual con mi TOC si soy), tampoco pretendo que tenga todo lo que yo no tuve, pero si quiero que aprenda, que tenga toda aquella información que me a mí me hubiera gustado tener y que fue necesaria; que crezca en libertad, en felicidad, con límites firmes y con decisiones, que se de cuenta que venimos a esta vida a dejar huellas de las buenas, y a hacer lo que nos llene y nos dé paz.

Así que no me interesa perseguir el sueño de ser la mamá más divertida, me interesa ser la mejor versión de mi como mamá para la tremenda china.

Monica Sosa

Nací y crecí feliz en Parras, Coahuila. Tuve que cambiar de ciudad por una mejor oferta académica y poder desarrollarme profesionalmente a la ciudad de Saltillo, Coahuila, donde actualmente vivo. Soy Ingeniero Industrial y de Sistemas, disfruto mucho lo que hago en el área de proyectos. Me gusta mucho mi trabajo, soy emprendedora y me apasiona escribir y compartir lo que la vida, el amor y la maternidad me han enseñado, mi vocación favorita es ser mamá de Camila.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS