Eligiendo malas parejas

Por Mónica Sosa

¿Tienen alguna amiga o amigo que siempre dice: “¿Por qué siempre me toca el patán?, ¿Por qué siempre me engañan?, ¿Por qué nunca valoran lo que hago por el/ella?“, Bueno o quizá seamos esa amiga/o.

Lo que más se repite en las “malas” historias que conozco es la infidelidad. Existen teorías que dicen que algunas relaciones se afianzan o se recostruyen desde una infidelidad, y otras que las relaciones terminan a raíz de esta, aunado a que la infidelidad depende de cada uno, es decir, ¿Qué denominamos infidelidad? desde un mensaje de texto, hasta una relación o un rato con otra persona, pero no lo vamos a satanizar, vamos a tartar de entender ambas partes de una relación y el porque se repiten.

Según expertos las causas de la infidelidad son dos principales: una, es la herida de abandono y la otra la baja autoestima y yo no podría estar mas de acuerdo.

Nuestra herida de abandono viene de nuestro niño interior por alguna carencia  de nuestro padre o madre, y esto no solo afecta las relaciones de pareja sino en muchas otras áreas, pero hoy nos enfocamos a esa. Es por esto que mi pareja siempre me va mostrar todo lo que no tengo resuelto. Por ejemplo (y no estoy dando culpas), si yo como mujer no tuve un padre presente, pues buscaré en mi pareja una persona protectora, que me de amor, me mime, me proporcione todo eso que no tuve. Pero la pareja no es nuestro proyecto de vida, no somos una clinica de rehabilitación. Créanme, cuando les digo que la pareja con la que nos topamos no es buena o es mala, es perfecta, ya que nos ayuda a evolucionar, pero no siempre de la mejor forma si no sabemos elegir.

Entonces, sin culpas, la infidelidad se da, las relaciones se hacen circulos viciosos sin fin, y esto sólo pasa porque temenos cosas sin resolver. Es como cuando vas a la tiendita de la esquina con Doña Juanita con lo que traes en la bolsa.

Si no estamos concientes de lo que tenemos dentro, si no trabajamos con nosotros mismos, pues le decimos: “¿Qué me alcanza con esto?“. Y pues el muestras tu “billete” de 20 pesos, se ríe y te dice: “mira aquí esta tu prospecto“. Y tu lo ves bien y Doña Juanita te dice: “pero es un patán“, y tu: “esta guapo, ¡me lo llevo!“, y al paso del tiempo definitivamente te das cuenta que sí, que era un patán. Pero NO, tu no eres la víctima ni él/ella victimario, es la combinación de lo que ambos cargan consigo pero sobre todo, de lo que tú no has trabajado en ti y no sabes que es lo quieres.

En cambio si trabajas en resolver lo que traes en el bolsillo, sabes perfectamente lo que eres, lo que tienes, lo que vales, entonces llegas con Doña Juanita no con tu billete de 20 pesos, llegas con tu lingote de oro, ella sin dudar te pasa a la sala VIP de parejas y aqui no te ofrece uno, te da a elegir, y creeme que a quien elijas te va a enseñar algo pero será menos doloroso, y seguramente lo que juntos se topen en el camino lo resolverán, lucharán y se apoyaran para trascender.

Entonces el repetir patrones, el que me engañen (que en realidad quien lo hace se lo hace a sí mismo), no es porque siempre “agarren” a mis parejas iguales, es que simplemente no he aprendido y no he trabajado en mí lo suficiente como para poder elegir concientemente la pareja que quiero y necesito.

Monica Sosa

Nací y crecí feliz en Parras, Coahuila. Tuve que cambiar de ciudad por una mejor oferta académica y poder desarrollarme profesionalmente a la ciudad de Saltillo, Coahuila, donde actualmente vivo. Soy Ingeniero Industrial y de Sistemas, disfruto mucho lo que hago en el área de proyectos. Me gusta mucho mi trabajo, soy emprendedora y me apasiona escribir y compartir lo que la vida, el amor y la maternidad me han enseñado, mi vocación favorita es ser mamá de Camila.

1 Comment

  1. Responder

    NOB24

    junio 8, 2021

    Algo que aprendí por experiencia fue no esperar nada a cambio cuando tú brindas todo a esa persona especial , normalmente uno se hace ilusiones pensando como podría reaccionar la pareja a ciertas situaciones y eso está fatal , almenos en mi caso aprendi presisamente eso: no esperar nada a cambio , aprender a valorarse y sobretodo que para saber si es la pareja indicada el o ella demostrará con echos el interés que tiene sobre ti si no cumple con ese punto especificamente es mejor decir adios , al igual se puede saber cuándo una pareja es la.correcta por que conoce la peor versión tuya tanto en lo económico , salud y/o espiritual.
    Saludos.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS