VACACIONES LARGAS, MUY LARGAS

Por Dennis Charles

Iniciamos al fin vacaciones, se acabó la espera y por fin hemos llegado a la época favorita de muchos niños y a la época de estrés de algunos padres. Y no es que los padres no amemos pasar tiempo con nuestros hijos; sin embargo, el estar las 24 horas con ellos, durante los 7 días de las semanas por casi dos meses, puede ser la locura total.

Los primeros días de vacaciones generalmente trascurren con tranquilidad, pero conforme pasa el tiempo, empezamos a lidiar con problemas que se resumen a una sola variable: “El aburrimiento”. Los niños se empiezan a aburrir, por lo que esto puede incrementar las peleas entre hermanos, los berrinches, el llanto y los gritos; a veces creemos que el aburrimiento es nuestro enemigo y que debemos de hacer lo imposible para evitar que los niños se aburran; sin embargo, es muy bueno permitir que los niños se aburran, ya que esto les permite ejercitar su imaginación y su creatividad; sin embargo, los padres los empezamos a bombardear de “aparatos inteligentes” y no les permitimos a los niños que desarrollen su propia inteligencia para inventar, imaginar, soñar, crear.

Tener tiempos de aburrimiento es bueno, pero también debemos ofrecer a nuestros niños diversas alternativas para pasar el tiempo. Las rutinas pueden ser nuestra salvación, no por estar en vacaciones debemos dejar a un lado el establecimiento de rutinas y los roles en casa. Es importante que entre toda la familia establezcan las actividades diarias que pueden realizar en casa y como familia; actividades desde cooperar, hasta aquellas de diversión, debe de estar programadas en nuestra rutina.

Debemos de tener cuidado con los horarios para el uso de tablets, televisión o celular; no queremos que nuestros hijos pasen todas sus vacaciones pegados a estos aparatos. Hay que mediar su uso e incrementar las salidas a parques, museos, bibliotecas, etc.

Algo que nos funciona en casa, es planificar nuestras vacaciones, hacer una lluvia de ideas de todo lo que queremos hacer en nuestros días de descanso y decidir de acuerdo a nuestras posibilidades, las actividades que podemos realizar; organizamos los días para las actividades y colocamos nuestra lista en un lugar visible. Algunas actividades que estamos organizando para este periodo vacacional son visitas a museos, a parques, conciertos culturales, bibliotecas, organización de ropa que ya no nos queda; y también tenemos días para simplemente no hacer nada. También tenemos una lista de películas y libros que deseamos ver y leer en familia.

En las vacaciones podremos encontrar caos, pero es parte del aprendizaje. Estas vacaciones trata de disfrutarlas en familia. Son el tiempo perfecto para conectarte con tus hijos, conocerlos más y convivir con ellos. Anticipa, planea y disfruta cada uno de estos días. Recuerda que es el momento mas esperado por todos, así que aprovéchalo con intensidad.

Felices Vacaciones

Dennis Charles

Mamá. Licenciada en psicología, asesora de porteo y facilitadora de disciplina positiva.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS