Amor propio

Por Clara F. Zapata Tarrés

En este día del amor, hagámonos preguntas.

Las transformaciones en el embarazo y la maternidad pueden magnificar la imagen que tenemos de nosotras mismas. Muchas mujeres descubren un nuevo empoderamiento físico, pero otras se quedan sintiendo una falta de atractivo físico, intelectual o de autoestima.

La realidad es que no importa cómo nos sintamos con nuestro cuerpo ayer, hoy o mañana. Hay millones de mujeres a nuestro alrededor que se sienten exactamente de la misma manera.

La mirada exterior puede generar un impacto avallasador sobre cómo “tenemos” que vernos y según la cultura dónde crecemos es que tendremos ciertos estándares de belleza que desordenan nuestras expectativas. Belleza física y belleza interior. Ahora, a nuestra cultura local, se suman las infinidades de imágenes que recorren nuestra mirada al mirar una revista, algunas fotos, y hoy mismo, al ver a algunas madres “influencers” cuyo propósito de compartir sus vivencias, en ocasiones ayudan pero en muchas otras cumplen el propósito contrario al deseado. Sea cuál sea su objetivo- reconocerse a sí mismas, recuperar su propia autoestima, compartir y tratar de ayudar a otras madres con sus experiencias particulares o simplemente venderse y ganarse la vida con ello- lo cierto es que en estos momentos sí cumplen con el legado de su nombre: influir en nosotras. En general vemos una maternidad un tanto disfrazada por anuncios de cremas, alimentación, tacones y bebés perfectamente adornados y también una ironía o un sarcasmo constante que lejos de ayudar, estorba y nos hace sentir que no llegaremos nunca a siquiera aspirar a ser como ellas o lograr la gran cantidad de ventas que su emprendimiento ha generado.

Hay que tener cuidado. Vivimos en este mundo con modelos hegemónicos y patriarcales de la belleza y del amor propio. Aceptar el cuerpo, amarlo en estas condiciones, se vuelve complicado.

La realidad es que nuestra belleza externa como interna es maravillosa. Hemos sido capaces de hacer crecer a nuestro bebé. Nuestros pechos, llenos de leche han sabido alimentar a nuestros hijos e hijas y criarlos de esta manera tan natural como lo es la lactancia. Necesitamos reconocer que los cambios nos hacen crecer por dentro, nos hacen mujeres fuertes, amables y amadas.

Cuerpos flacos, cuerpos con curvas, cuerpos grandes o pequeños; caras con arrugas, vientres con estrías, piernas con músculos y pies con rastros de haber caminado mucho; pechos fuertes, blandos, duros, pechos que dan vida…

Mírate al espejo, mira tu cuerpo, tu sonrisa, tus arrugas, tus pechos, tu vientre, tus piernas, tu corazón.

Mírate al espejo y atrévete a decirle a esa persona cuánto la amas.

Feliz día del amor. Propio.

Liga De la leche

La Liga de la Leche de México. Fundada en 1972, es una organización no gubernamental sin fines de lucro, religiosos o políticos, que promueve y apoya la lactancia materna con un estilo de crianza que valora la maternidad. Brinda apoyo de madre a madre así como información y crianza a través de la lactancia materna.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS