¿Cómo sobrellevar las peleas entre hermanos?

Por Dennis Charles

Como padres, es muy angustioso ver que los hermanos no pueden llevarse bien y constantemente y sin darse cuenta, se involucran en estas peleas.

Uno de tantos retos a los cuáles se enfrentan los padres, son las peleas entre hermanos. Si bien, todos los que tienen hermanos saben que esto es completamente normal y que, con el tiempo, las peleas poco a poco se empiezan a reducir (en algunos casos).

Pero, como padres, es muy angustioso ver que los hermanos no pueden llevarse bien y constantemente y sin darse cuenta, se involucran en estas peleas. Pongamos por ejemplo una familia con hijos de diferentes edades, el más pequeño llega corriendo y llorando con su mamá diciendo que su hermano no quiere prestarle los juguetes; ¿qué es lo que hace mamá?, inmediatamente le grita al hermano mayor “¡préstale los juguetes, él es más pequeño que tú!”. La madre, inconscientemente o no, se pone de lado del más pequeño, generando en el mayor, sentimientos de rechazo, rencor y enojo; y sabemos que un niño que se siente de esa manera, difícilmente tendrá ánimos para comportarse de una manera adecuada; es por eso que las peleas entre hermanos no cesan.

Si queremos que nuestros hijos dejen de pelar y aprendan a compartir; nosotros como padres tenemos que dejar de involucrarnos en estas peleas y entrenarlos para que juntos busquen la mejor solución. ¿Y cómo podemos entonces entrenar a nuestros hijos para que dejen de pelear?, de manera breve te explicaré cómo:

  • Primero debemos de anticipar a nuestros hijos lo que sucederá cuando vuelvan a pelear. Tenemos que decirles que de ahora en adelante no nos involucraremos más cuando estén discutiendo.
  • Cuando tus hijos inicien una pelea, no intervengas. Si estás en la misma habitación, salte y sólo regresa para comprobar que no se estén haciendo daño y vuélvete a salir.
  • Si tus hijos están peleando por algún objeto, como un juguete o el control de la tele, retíraselos y de manera tranquila pero firme diles a los dos: “hasta que se pongan de acuerdo en cómo compartir, les entrego el juguete. Cuando estén listos, háganme saber lo que han acordado”.
  • Cuando veas que tus hijos han dejado de pelear y se encuentran tranquilos, reúnelos y coméntales que no estás ahí para juzgarlos o ponerte de lado de alguno, pero sí estás ahí para ayudarles a buscar una solución.

Te tomará tiempo en entrenar a tus hijos, pero debes ser constante y paciente. Las peleas entre hermanos no se detendrán, pero tus hijos estarán más capacitados para resolver sus problemas. También es importante encontrar cuál es la causa principal por la que tus hijos pelean; en muchas ocasiones se inician estas discusiones cuando uno de ellos siente que tienen preferencias por su hermano o simplemente porque están aburridos. Por eso, es muy importante, dedicar tiempo especial con cada uno de ellos de manera individual y seguir estableciendo rutinas dentro del hogar.

Dennis Charles

Mamá. Licenciada en psicología, asesora de porteo y facilitadora de disciplina positiva.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS