Ya es hora de hacer la tarea

Por Dennis Charles

Sabemos que el objetivo de las tareas escolares son el reforzar los aprendizajes y conocimientos adquiridos. Sin embargo, hacer que nuestros hijos se sienten para realizarlas, es un gran desafío.

Debemos comprender primeramente a nuestros hijos y ponernos en su lugar. Tu hijo ha pasado cinco horas o más en su escuela realizando actividades académicas y lo más lógico es que su tiempo libre lo quiera dedicar a hacer lo que más le guste; sin embargo, tenemos que enseñarlos a cumplir con las obligaciones escolares.

Es importante hacerlos comprender cuál es el objetivo de la tarea. Muchos niños crecen con la idea de que las tareas escolares son para que el maestro ponga una nota la cual es importante para los padres. Esta idea les puede generar conflicto y frustración, y les enseña a hacer sus obligaciones para obtener solamente la aprobación de los demás. Por lo otro lado, los métodos utilizados por los padres (amenazas, castigos, recompensas o sermones) carecen de efectividad y generan en los niños más frustración y temor sin entender la verdadera importancia del porque deben hacer sus tareas.

El problema de “no hacer” la tarea, en muchas ocasiones no es problema para nuestros hijos.  Si tus hijos constantemente reciben notas por no realizarlas, es importante involucrarlos en la solución y preguntarles qué es lo que piensan hacer al respecto.

Una manera de motivar a los niños a cumplir con las tareas escolares, es elaborando una rutina en donde establezcan la hora de trabajar con sus cuadernos y libros y dejar que la rutina mande “¿qué es lo que sigue hacer?”. También es importante crear un espacio específico para realizar las tareas, evitando todo tipo de distracciones; la familia entera puede utilizar ese mismo tiempo para la elaboración de actividades de aprendizaje, por ejemplo, los padres pueden leer un libro o trabajar en la computadora mientras los niños trabajan en sus tareas.

Si nuestros hijos se niegan a hacer la tarea, debemos escucharlos con empatía y validando sus sentimientos: “me imagino que te molesta hacer la tarea”. Evita regañarlos, simplemente compárteles lo que tu sientes al respecto “Para mí la educación es importante y me da miedo qué para ti no y que no aproveches al máximo el tiempo que tienes para aprender”. Si tus hijos dejan para al último la tarea, establece anticipadamente acuerdos, hazles saber que sólo podrás ayudarlos a hacer la tarea en una hora específica y simplemente cumple con lo acordado.

Enseña a tus hijos que asuman las consecuencias de sus decisiones, pero hazles saber que siempre estarás para apoyarlos. Nunca hagas las tareas por ellos, deja que aprendan de sus errores y se responsabilicen de sus acciones para así poder encontrar soluciones a sus problemas y adquirir aprendizaje.

Dennis Charles

Mamá. Licenciada en psicología, asesora de porteo y facilitadora de disciplina positiva.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS