PLANEACIÓN FAMILIAR

Comenzar con el principio de esta aventura, es lo más adecuado para aquellos que no me conocen... franca y sincera... lo que una mamá no dice; pero por dentro lo hace a gritos.

Por Cristina Aguirre

Todo empezó el día que buscábamos cumplir con el requisito de bodas, esas interesantes pláticas pre-matrimoniales. Tres días de encierro; agua fría, horarios para dormir y para despertar y la comida del terror repito DEL TERROR y ¡vaya que sobrevivimos! Nos toco con parejas que desertaron. (La verdad no los culpo, el retiro estaba de pesadilla, no fueron ellos, fue ese retiro con cuestionamientos que si no te peleabas, era porque son amigos o gemelos y no pareja).

En fin; en esas pláticas acudíamos al jardín y sacábamos los temas principales: economía, (guerra de poderes más que todo), pero en algo coincidíamos, queríamos muchos hijos, reglas y armonía.

Paréntesis: (Los dos perros, ¿cuentan?, porque me quedé con tres niños y ya estoy satisfecha, gracias .)

Si pudiera regresar a ese día, hablaría seriamente con los dos: a ver soñadores ¿saben la responsabilidad que implica tener un ser vivo-y estoy hablando específicamente de humanos-, a su cargo? ¿Saben que todo multiplicado por cinco no es más barato? Multiplica los 9 meses de embarazo y los 10 años de falta de sueño, las veces que irán al pediatra cuando enfermen escalonadamente ya que si se enferma uno ¡se enferman todos! ¿Han hecho un cálculo de colegiaturas de los 5 hijos que están planeando? ¿O llevarán a la escuela a los dos más inteligentes? ¿Ropa en USA o en pacas? Y tú Cristina, ¿sabes cuántas vueltas vas a dar al día con cinco niños? ¡Calcúlenle tórtolos! No se preocupen, si responden que si, regreso al futuro y seguiré escribiendo.

Honestamente, cuando planeábamos la familia que queríamos tener, sólo podíamos imaginar yo arrullando a un bebé, una canción de cuna, mi esposo pasándome el biberón entusiasmado y tal vez él imaginaba ver un partido con sus hijos a su alrededor sin interrupciones, pero la aventura ¡fue mucho más extraordinaria de lo que pensábamos!

Fuimos bendecidos con 3 hijos hermosos, el amor se triplicó en la casa , los cariños, los abrazos y los gritos (¿por qué gritaran tanto?) El sillón nunca se usó, resulta que era más cómodo acostarme con ellos encima y mi esposo jamás pudo ver el partido completo ¡te toca a ti! ¿¿¿¿A mi???? Yo estuve toda la noche ahora te toca a ti.

Poco a poco fuimos rompiendo nuestras propias reglas de papás ¿cómo?: disciplinarlos de dormir en su cuarto, poner límites y horarios, no usar palabras “del diablo”. Pero fallamos, si la cama era chica se achicó más, si el baño era individual, se llenó de seres pequeños como compañía; cada vez que tenía que acudir a las necesidades básicas de todo ser humano, era un acto masivo y presencial no solo con testigos sino que ya los grandes también opinan, Ay mamá ¡te la bañaste!

Pues salteeeeeeee.

La sala se comenzó a llenar de juguetes y el cuarto “prohibido” del papá se convirtió en la sala de juegos principal de recreación infantil.

Resulta que tienen una fijación por todas las cosas que trae su papá, adiós colección de carritos, adiós estatuas, adiós sillones, adiós paciencia ¿qué estoy haciendo mal? ¿Por qué siento a veces la necesidad de respirar? Llegué a flagelarme mentalmente en muchas ocasiones. ¿Por qué siento que no rindo? Pueden dormirse ya por favor. Ya leímos cuento, ya cenamos ya vieron sus minutos de tele, ¿por qué están tan energéticos? ¿qué les dieron en la escuela ?

Algo aprendí, ESTA MUJER DEL PRESENTE, puede decir sin duda: eres una mamá extraordinariamente normal. Y se lo repito a las personas que viven lo mismo: tienes derecho a tus cinco minutos de implorar por paciencia.

Y si de repente sale mi lado más vil (o el de cruela) me relajo, me escapo unos minutos así sean mentales para no dejar niños en abandono, hoy; ya no me juzgo, ni lloro. Si me equivoco, hago todo lo posible por hacerlo mejor.

Lucho por ser la versión de mi misma, pero me acepto, al fin de cuentas soy la mamá que cada uno de mis hijos necesitaban, entendí que toda regla tiene excepciones y toda excepción una justificación llena de amor que vale la pena….

octubre 2, 2018

Cristina Aguirre

Soy licenciada en derecho, esposa y madre de tres hijos. Actualmente estoy laborando en una empresa familiar restaurantera, junto a mi esposo. Comencé a escribir como DESAHOGO en mis muy, muuuuy reducidos tiempos libres; escondida en la lavandería, mientras los niños dormían. Gracias por la oportunidad, en especial a todas aquellas mamás que me impulsaron a hacer esto.

8 Comments

  1. Responder

    Carmen

    octubre 3, 2018

    Me encanta tu forma de escribir. Que si me identifico? Totalmente. Gracias por darle un sentido del humor al exhaustivo pero EL mejor trabajo del mundo: ser Mamá.

  2. Responder

    Dulce

    octubre 3, 2018

    Excelente columna, a tomar con humor la vida de ser mamá por salud mental

  3. Responder

    Martha Iga

    octubre 3, 2018

    Me encantó …
    Felicidades !!!

  4. Responder

    Irma Ferriño

    octubre 3, 2018

    Me gusta mucho cómo escribes, muy ágil y fluido. Felicidades Cristy.

  5. Responder

    Gabriela Caballero

    octubre 3, 2018

    Muchas muchas Felicidades amiga!!!
    Enhorabuena en este proyecto personal!! Es un gran don que te dio Dios!! A seguirlo explotando!! 😘😘

  6. Responder

    Luz Hortencia Payán Mendoza

    octubre 3, 2018

    Felicidades Cristy…bello bello

  7. Responder

    Susana Viesca Martínez

    octubre 3, 2018

    ÉXITO EN TODO LO QUE TE PROPONGAS Y LO MEJOR PARA UNA VIDA MUUUY LARGA EN FAMILIA…..ES LO MÁXIMO

  8. Responder

    Mayela González

    octubre 3, 2018

    Me encanto!! Ya no tengo hijos pequeños pero recordar es vivir, así es la vida de una mamá!! Felicidades Cristy Aguirre y a NES por compartir bellos momentos!! Mucho éxito!!

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS