PERMÍTELE FLORECER

Por Dennis Charles

Al igual que una pequeña planta, los niños necesitan de cuidados para poder desarrollar su máximo potencial; pero para poder brindarles los cuidados que necesitan en cada momento de su vida, tenemos que conocer la naturaleza de los niños y sus etapas de desarrollo. Todos los niños tienen diferentes necesidades, y si estas no son atendidas por los adultos, los niños inconscientemente manifestaran estas necesidades mediante comportamientos inadecuados.

Una planta necesita del sol, necesita agua e incluso necesita de palabras bonitas; un niño necesita de ser reconocido, necesita sentirse importante, que es tratado con equidad, necesita sentirse capaz de poder realizar las cosas por él mismo. Estos son los objetivos de comportamiento de todos los seres humanos, y si no logramos desarrollar estos objetivos en los niños, ellos no podrán florecer.

Y no debemos olvidarnos que todos somos diferentes, todos tenemos nuestro propio ritmo para crecer y para aprender. Cada niño es como una planta distinta y única. Una rosa necesita cuidados completamente diferentes a los de un cactus, no florecen en la misma época y ninguna es mejor que otra, ambas son necesarias e importantes.

Conocer a nuestros niños es lo que realmente necesitamos para poder dejar de lado nuestros propios deseos, miedos y las expectativas que ponemos sobre ellos. Esta es la única forma de respetar sus individualidades y amarlos de forma incondicional.

Deja florecer a los niños, respeta sus ritmos, sus tiempos, sus características y sus necesidades; evita apresurarlos, compararlos y exigirles; un árbol no crece de manera más rápida si nosotros lo regamos muchas veces al día; y así como el árbol que crece pacientemente, tus hijos también crecerán a su tiempo y darán muchos frutos.

Dennis Charles

Mamá. Licenciada en psicología, asesora de porteo y facilitadora de disciplina positiva.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS