EL AMOR DE MI VIDA

Por Monica Sosa

Sean honestos y contesten, ¿creen que tengamos un “amor de la vida”?  Vamos a ponernos en contexto, hay 6 mil millones de habitantes en el mundo, es más, 193 millones de mexicanos (porque para andar buscando del otro lado del mundo, ¡Está canijo!), ¿Y crees, que hay una persona especial solo para ti?

Lo que yo he aprendido es que, sí, definitivamente hay preciosas coincidencias, personas con las que vibras en la misma frecuencia y hay magia (y no solo para pareja, pasa con amistades, después hablaremos e esto).

Pero tampoco es que vaya a estar por ahí en Tinder (leyeron bien, Tinder) y tengan tantas cosas en común, y hayan estado en la misma fecha y el mismo lugar de vacaciones un año antes de conocerse (bueno si nos pasó, pero ¡Shhh!), ¿A qué voy?, no hay un premio al final de la búsqueda de pareja que se llame “El amor de mi vida”, pero sí es importante que cuando encuentren esa magia con alguien, la mantengan.

Escuché la típica:  “Polos opuestos se atraen”, y no, no estoy a favor, es más, ya me ha fallado varias veces.

El secreto en una relación de pareja consiste, entre muchas cosas más, que tengan metas similares por separado y que al unirlas, se magnifiquen; que crean uno en el otro, se admiren, se empujen, se jalen cuando sea necesario, se procuren y lo más importante, que cada individuo en la relación comprenda que es único y completo, que al estar juntos se suman y hasta multiplican, pero jamás se restan.

Vivir y amar en conciencia y libertad, sí, en libertad, cada quien tiene su vida (antes, durante el inclusive después de estar juntos), sus costumbres, sus ideologías y mal hacemos si queremos cambiar a alguien, tampoco es de que que vayamos a amar sin condición a quien nos perturba, pero, definivamente no estamos en esta vida para cambiar a nadie, aprendamos a estar con alguien sin expectativas reflejadas, hagámoslo con metas y planes para cumplirlas, hay que dar lo que queremos recibir, y tratar como queremos que nos traten y si no existe respuesta razonable, ahí definitivamente no es, pero no te vayas sin antes luchar y dar lo mejor de ti. ¿Y cuando si es?, Cuando haya paz.

Ya que nos pusimos románticos, les dejo esta frase:

 “Y si no soy el amor de tu vida, confúndeme con él”  -Andrés Ixtepan

Monica Sosa

Nací y crecí feliz en Parras, Coahuila. Tuve que cambiar de ciudad por una mejor oferta académica y poder desarrollarme profesionalmente a la ciudad de Saltillo, Coahuila, donde actualmente vivo. Soy Ingeniero Industrial y de Sistemas, disfruto mucho lo que hago en el área de proyectos. Me gusta mucho mi trabajo, soy emprendedora y me apasiona escribir y compartir lo que la vida, el amor y la maternidad me han enseñado, mi vocación favorita es ser mamá de Camila.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS