Relactación

Por Clara F. Zapata Tarrés

El tema de amamantar en el embarazo y los primeros días del nacimiento de nuestros bebés se relaciona íntimamente con la producción de leche. Como ya he compartido en diversos textos, el Instituto Nacional de Salud Pública, realizó una investigación sobre lactancia en México, y en uno de sus capítulos habla sobre el porcentaje de madres que amamantan exclusivamente hasta los 6 meses. Ahí, como parte de la argumentación y explicación sobre porqué las madres dejan de amamantar en las primeras semanas o meses, existe una encuesta que nos puede dar luces sobre el tema de la relactación. Una de las respuestas a esta pregunta es muy importante porque tiene un trasfondo. Se refiere a que un gran porcentaje de mujeres refiere que deja de amamantar por falta de leche. Al sólo mirar esta respuesta podríamos erróneamente inferir que las mujeres mexicanas no tenemos leche…

¿Qué opinas? ¿Será así? El trasfondo de estas respuestas tiene mucho que ver con cómo nos hemos criado, como estamos acostumbrados a mirar a nuestro alrededor pero también en los medios, bebés que duermen muchas horas, bebés que toman fórmula y madres sentadas en un sillón, maquilladas y con una cara de serenidad absoluta. Cuando sucede esto y la realidad nos sorprende mostrándonos un bebé activo, que necesita estar constantemente en brazos y no duerme como nos habían platicado, la expectativa es otra. Obviamente podríamos pensar que efectivamente NO tenemos leche o que algo extraño está pasando. Y en este momento, las dudas, los comentarios, la inseguridad nos hacen desistir y comenzamos a agregar tomas de fórmula, nuestra producción va disminuyendo poco a poco y ahí sí ya no tenemos leche suficiente.

No es que no tengamos leche. Más bien, tenemos la creencia de que no tenemos leche, que es bastante distinto…

Justo en este momento, o días o semanas más tarde, queremos regresar al pecho y pedimos ayuda porque vamos perdiendo poco a poco este contacto tan armonioso y amoroso que teníamos con nuestro bebé a través de la lactancia. La verdad es que quisiéramos tener las marcas de los mililitros o las onzas pintadas en nuestros pechos y que éstos fueran transparentes como para ver y comprobar cuánto va tomando nuestro bebé. Esto, no sucede. Y en ocasiones, decimos que es un acto de confianza o de fe, pero otras veces estos procesos pueden tener consecuencias negativas o incluso graves si sólo vemos este aspecto. No es sólo una cuestión de “pegarse” al bebé para producir más, no es una cuestión de quitar la fórmula de golpe y ya.

Relactar implica tener información actualizada, conocer cómo trabajar día con día, evaluar el comportamiento y peso de nuestro bebé, conocer también las diferentes maneras de extraer la leche y analizar si lo puedo hacer manualmente o con un extractor; elegir el extractor según mis necesidades, conocerme, llevar metas a corto plazo y no pensar que existen los milagros de un día para otro. Para relactar necesitamos realizar un esfuerzo extra en nuestra vida cotidiana, crear un compromiso y tener un plan. Necesitamos saber que existen algunos materiales para poder hacerlo (por ejemplo una sonda, un biberón y una cinta), que la paciencia es nuestra mejor aliada, que hay diversas maneras de reaprender tanto para nosotras pero también para nuestro bebé y que como toda habilidad, se puede mejorar y superar. La constancia y la perseverancia nos acompañarán cada día para lograrlo, pero sobre todo, para desarrollar pausadamente, ahora sí, la confianza en que sí producimos la leche que nuestro bebé necesita.

Te invitamos este Sábado 9 de mayo a acompañarnos a resolver tus dudas de relactación en nuestro grupo de apoyo virtual de zoom de las Líderes de la Liga de La Leche de Querétaro. Escribe inbox a: https://www.facebook.com/LigaDeLaLecheMX/ y te podemos compartir el formulario de inscripción.

https://ensanut.insp.mx/encuestas/ensanut2018/doctos/informes/ensanut_2018_presentacion_resultados.pdf

Liga De la leche

La Liga de la Leche de México. Fundada en 1972, es una organización no gubernamental sin fines de lucro, religiosos o políticos, que promueve y apoya la lactancia materna con un estilo de crianza que valora la maternidad. Brinda apoyo de madre a madre así como información y crianza a través de la lactancia materna.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS