YA NOS DETUVIMOS, Y CÓMO VA LA PAUSA

Por Mónica Sosa

Esta cuarentena se ha alargado más de lo esperado y aún nos falta. Así que nuevamente les escribo para que tratemos de sacar lo positivo.

Recuerdan que les conté la utopía de los que no hacemos homeoffice regularmente crear un horario y también hacer un horario para los peques en casa. Honestamente, sirvió los primeros dias incluso un par de semanas, pero ¡Que energía tiene mi hija! (Se que muchas se van a identificar). Mi horario laboral es de 9-10 horas diarias, más actividades de mi hija, más comida, limpieza, la he pasado muy interesante y déjenme contarles que si alguien me pregunta que cuantos libros leí esta cuarentena, si tengo alguna habilidad nueva o si ya hice crecer mi negocio, lo voy a encerrar 24 horas con mis actividades ¡Sin café!; no dudo que muchas de ustedes o nosotras lo podamos lograr pero les quiero contar lo que si he realizado y si he aprendido.

Algo que ya sabía es que, a la hora que repartieron la paciencia yo ya estaba en otra fila por que esa, tardó mucho, entonces ese ha sido mi mayor reto.

Pero volvamos, entre algunas cosas que han pasado: aumenté mis conocimientos culinarios; tengo una juez bastante exigente de casi 4 años, que prefiere el brocoli que el sandwich, asi que en el tiempo que tengo entre mis juntas de la oficina cocino y ella supervisa. Mi tip de oro aquí es compartan con su red de mamás (todas tenemos o debemos tener una) las recetas y preparen con tiempo lista de super y menú de la semana. Descubrí mis habilidades (pocas) creativas, ya hicimos títeres de fieltro, de papel, piñata, gemrinamos frijoles y sacando ideas de donde sea para mantener la mente activa. He cantado y leído muchas canciones y cuentos a la hora de dormir, y ya no es un día más de cuarentena, es un día menos para volver a la rutina y lo quiero aprovechar al máximo, nadie sabe cuando se presentará esta oportunidad-desafío nuevamente.

Pero, se han puesto a pensar ¿Qué pasará después?

En este momento (no todos los casos), las visitas a los abuelos, disminuyeron, las salidas a la calle son solamente para hacer lo básico y necesario, el contacto físico es limitado, las reunioness se han terminado y así podríamos seguir enlistando un sin fin de cosas que se han modificado debido a esta pandemia mundial,

De alguna forma necesitaremos aprender nuevamente a retomar nuestras actividades diarias, el cubre bocas, ¿Será parte de nuestro outfit?, Se tendran accesos controlados a eventos, super mercados, las reuniones con nuestra familia o amigos serán mas privadas o ¿Definitivamente no aprendimos nada? (Lo digo por las playas abiertas hace un par de semanas en Miami).

Los invito a meditar lo que hemos elgido pensar, vivir y aprender en este tiempo y transmitirlo; en nosotros está dejar mejores hijos al mundo (que es sabemos que es una realidad que no es Disney), mas humanos, mas empáticos y sobre todo mas concientes.

Y, No guardes nada para una ocasión especial, ¡La vida ya es especial!

Monica Sosa

Nací y crecí feliz en Parras, Coahuila. Tuve que cambiar de ciudad por una mejor oferta académica y poder desarrollarme profesionalmente a la ciudad de Saltillo, Coahuila, donde actualmente vivo. Soy Ingeniero Industrial y de Sistemas, disfruto mucho lo que hago en el área de proyectos. Me gusta mucho mi trabajo, soy emprendedora y me apasiona escribir y compartir lo que la vida, el amor y la maternidad me han enseñado, mi vocación favorita es ser mamá de Camila.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS