EL LOCO QUE ME TOPÉ EN EL CAMINO

Por Mónica Sosa

Lo tuyo y lo mío fue perfectamente sincronizado por fuerzas que no podemos explicar y solo me toca agradecer. ¡Gracias, gracias, gracias! A Dios y al universo por hacernos coincidir. 

Definitivamente amar a alguien después de una lección de vida tan importante como las que tenemos atrás no es imposible, pero improbable quizá. Cada quien trae su “equipaje” de todo el camino recorrido y es difícil aprender a soltarlo.

Así como alguna vez te escribí, “te encontré, tu con tu historia, yo con la mía” y mira que interesantes se tornan juntas.

No puedo negar que llegaste cuando menos lo buscaba ¿Te esperaba? ¡Claro que te esperaba!

Creo en el amor de todas las formas posibles y sobre todo que el amor magnífica tus virtudes y tus debilidades.

¡Tremenda lección de vida que aprendo diario a tu lado! Y todo esto, por esa forma tan inexplicable y magnífica de amar con libertad y ser simplemente como somos sin fingir, sin querer quedar bien, porque desde que nos topamos somos ese loco y está dramática empedernidos pero con una sola meta en la vida: ¡Vivir!

Que sea lo que tenga que ser, que dure lo que tenga que durar mientras nos hagamos bien. 

Gracias por dejarme entrar en tu corazón y en ese ceño fruncido.

Monica Sosa

Nací y crecí feliz en Parras, Coahuila. Tuve que cambiar de ciudad por una mejor oferta académica y poder desarrollarme profesionalmente a la ciudad de Saltillo, Coahuila, donde actualmente vivo. Soy Ingeniero Industrial y de Sistemas, disfruto mucho lo que hago en el área de proyectos. Me gusta mucho mi trabajo, soy emprendedora y me apasiona escribir y compartir lo que la vida, el amor y la maternidad me han enseñado, mi vocación favorita es ser mamá de Camila.

DEJA UN COMENTARIO

LECTURAS RELACIONADAS